Blog

Herencias: Testamento en caso de pandemia

Herencias: Testamento en caso de pandemia

Debido a la pandemia que estamos sufriendo, puede ser interesante saber cuáles son las opciones que tenemos para cuando no podemos acudir al notario por la situación en la que nos encontremos y deseemos dejar por escrito quien queremos que sea nuestros herederos/as.

Dentro del mundo de las herencias, tenemos diferentes tipos de testamento que se pueden otorgar sin acudir al notario, el más conocido es el testamento ológrafo (redactado a mano y firmado por el propio testador mayor de edad indicando año, mes y día en que se otorgue) que lo podemos encontrar en los artículos del 688 al 693 del Código Civil.

Sin embargo, en esta ocasión, queremos hacer referencia a los artículos del 701 al 704 del Código Civil que han cobrado una inusitada relevancia en la actualidad. Estos artículos hablan del testamento en caso de pandemia y han estado a punto de ser derogados en varias ocasiones ya que nadie pensaba que en España se pudiese dar de nuevo esta situación.

En estos artículos se establece que, en caso de epidemia, puede igualmente otorgarse el testamento, sin intervención del notario, ante tres testigos mayores de dieciséis años con las siguientes características:

–          Los testigos deben conocer al testador y entender su idioma.

–          Deben tener juicio suficiente para ejercer su labor.

–          Deben estar los tres testigos presentes al tiempo del otorgamiento.

–          No podrán ser testigo, los herederos o legatarios, los cónyuges de estos, ni los parientes hasta 4º grado de consanguinidad (primos) o 2º de afinidad (abuelos, hermanos, nietos y cuñados).

En este caso, se escribirá el testamento si es posible, no siéndolo, el testamento valdrá. Este testamento podrá ser redactado por el otorgante o por los testigos. Si ninguno sabe escribir se podrá otorgar de manera verbal, dándose por buena la memoria de los testigos. Si se otorga el testamento de manera verbal, podrán usar los medios que crean oportunos para que quede debidamente constatada la voluntad del testador, una grabación por ejemplo.

 Sobre la validez del testamento debemos indicar, que el testamento otorgado siguiendo las disposiciones anteriores, solo tendrá una validez de dos meses, a contar, desde que el testador haya salido de la situación de peligro de muerte o cesado la epidemia, por lo tanto, transcurrido este plazo, si el testador quiere que sus disposiciones de última voluntad sigan teniendo validez deberá otorgar un testamento común.

Cuando el testador falleciera en dicho plazo, también quedará ineficaz el testamento si dentro de los tres meses siguientes al fallecimiento no se acude al Notario para que lo eleve a escritura pública, se haya otorgado por escrito o verbalmente.

Por último, una curiosidad, esta modalidad de testamento no es posible en Cataluña, pues el Código Civil catalán prohíbe expresamente los testamentos otorgados exclusivamente ante testigos.

/ / / /

Comentarios

No hay comentarios